Cómo evitar que te revienten el workshop

Introducción

En todo cesto de manzanas puede haber una manzana podrida, en todos los rebaños una oveja negra y en todo grupo de trabajo un elemento discordante que intenta redefinir las jerarquías, un aspirante a ‘macho alfa’ que puede utilizar un lenguaje o actitud destructiva hacia una sesión de co-creación.

para-articulo31No voy a hablar de la figura del escéptico, que creo que es otro perfil diferente y con el que puedo compartir muchas veces actitud. Me centraré en la persona que va mirando por encima del hombro a los demás, qué cree que todo lo que le puedas contar ya lo ha solucionado en su cabeza y que los demás están un paso por detrás porque él ya conoce el gran esquema de las cosas.

Esta actitud se presenta especialmente hacia los proveedores de servicios que ha contratado su empresa. Entre estos servicios suele estar mi trabajo: el diseño centrado en el usuario (DCU).

El modus Operandi

para-articulo40

Estas personas están dispuesta a comenzar la sesión escuchando. Te dan margen para que expreses la metodología de trabajo y vayas realizando algunas actividades.

Incluso comienzan con un discurso de presentación sobre lo mucho que están dispuestos a participar.

En su cabeza ya tienen el esquema de cómo debe discurrir la sesión y cuando comienza la divergencia de ideas esto no encaja con su esquema general de las cosas.

Irán cerrándose y lanzando comentarios sarcásticos sobre las ideas de otros, o incluso atacaran directamente al facilitador.

Cuando la sesión avanza ganarán atrevimiento, llegando incluso a realizar burlas directas, a decir que no entienden la utilidad de lo que se está haciendo, pudiendo incluso intentar monopolizar algunas actividades.

Educación

Estas personas siempre intentan hacer ver que saben más que tú y para ello recurren a faltas de aprecio o al humor socarrón. No te dejes llevar por la situación.

para-articulo39Puede que ellos sean socarrones pero tu no puedes permitirtelo. Y para mantener la educación recomiendo mantener un tono distante, no buscar la complicidad con esta persona.

Cada comentario que no aporte nada a la sesión debe derivar en consultar su opinión a las otras personas. Normalmente te darás cuando que otros si quieren aportar.

Mantener la calma

Una manera de quitar hierro al asunto es dar voz a otras personas para que también participen con sus opiniones.

Repetir lentamente los comentarios que hace el ‘alfa’ para dar a entender que estamos intentando comprenderlo puede hacer ver a todos los demás participantes, que la actitud de esta persona no es la más constructiva.

Controla los tiempos

para-articulo41Todo taller de co-creación tiene unos tiempos que tienen que ser controlados, porque donde se saca realmente partido es en las actividades que se realizan no en el debate (o en el monólogo de los ‘alfa’).

Debatir puede ser interesante en pequeñas dosis pero totalmente contraproducente cuando se pretende realizar co-creación divergente.

Es una sesión de todos

Intenta que todos participen y que nuestro amigo ‘alfa’ no monopolice las actividades.

Puedes dividir a los participantes en grupos para cada actividad y da un tiempo para que cada grupo explique las decisiones de co-diseño que ha realizado.

Nadie toca la pizarra

Tener el control de los post-it que se colocan en las actividades es importante.

para-articulo49.pngSi los participantes no están por la labor de escribir y prefieren enredarse en debates interminables, piensa que seguramente es lo que han hecho habitualmente en sus reuniones de trabajo. Toma nota de lo importante y pon tu mismo los post-it.

Y recuerda: nadie convence a nadie

Una cosa que no deja de sorprenderme es la dificultad que tenemos para cambiar de opinión, más en un entorno corporativo donde cambiar de opinión puede ser interpretado como reconocer una equivocación.

Cambiar de opinión es adaptarse a las variables desconocidas de un problema y al hacerlo tenemos más oportunidades de hacer bien nuestro trabajo.

Dicho esto, no cuentes con que los participantes cambien de opinión. Muchos de ellos no estarán dispuestos a ser transigentes, ha buscar soluciones de consenso.

El facilitador, por el contrario, puede permitirse el lujo de ir cambiando de opinión como forma de hacer ver al resto que está participando de un proceso de diseño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s